Bases del sorteig


1.- El sorteig es realitzarà el divendres 23 de març del 2007 a l’Espai Jove Boca nord durant el transcurs dels actes de celebració del dia internacional de la dona.
2.- Per poder participar cal enviar un e-mail amb totes les respostes i afegir el nom, cognom i número de document acreditatiu. Només tindrà validesa un correu per persona.
3.- Els e-mails que entraran al sorteig seran aquells on totes les respostes siguin les correctes.
4.- L’admissió de correus es tancarà a les 21h del divendres 23 de març.
5.- El guanyador/a haurà de recollir personalment les entrades en el mateix moment del sorteig, en cas d’absència es repetirà el sorteig. Imprescindible presentar el document acreditatiu.
6.- L’organització es reserva el dret de resoldre de la manera que consideri més adient qualsevol circumstància no prevista a les bases.
7.- La participació en el concurs implica l’acceptació de les bases.

dijous, 1 de febrer de 2007

MARGARITA SALAS


Margarita Salas, bióloga molecular y académica de la lengua

Margarita Salas Falgueras nació en Canero , Oviedo. Se licenció en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid(1960) con la calificación de Sobresaliente. Doctora en Ciencias por la Universidad Complutense de Madrid (1963) con la calificación de Sobresaliente Cum Laude. Actualmente es Profesora de investigación del CSIC y trabaja en el Centro de Biología Molecular "Severo Ochoa" (CSIC-UAM) Madrid. Académica de la Lengua y Presidenta del Instituto de España.
Margarita Salas, discípula de Severo Ochoa (Premio Nobel), ha sido pionera en el campo de la enzimología y en el conocimiento de los mecanismos de transmisión de la información genética particu-larmente la replicación del ADN,y ha tenido una influencia decisiva en el nacimiento y desarrollo de la Biología Molecular en España. La Dra Salas ha recibido entre otros reconocimientos nacionales e internacionales, por su labor a lo largo de los años, el Premio Carlos J. Finley de la UNESCO en 1991,el Premio Rey Jaime I de Investigación en 1994, el Premio a los Valores Humanos del Grupo de Correo de Comunicación en 1998 ,su nombramiento en 1995 como Presidenta del Instituto de España,el Premio Nacional de Investigación Santiago Ramón y Cajal en 1999 , en el 2000 recibió el título de Española Universal de la Fundación Independiente y es , desde junio del 2003, Académica de la Lengua, ocupando el sillón "i" de la Real Academia Española. La Dra Margarita Salas une a su gran capacidad intelectual una enorme capacidad de trabajo, y de excelencia en el mismo. Son características de la Dra. Salas: su entrega, entusiasmo, tenacidad, coherencia, apoyo franco y capacidad de consejo; y en lo más personal: la austeridad, la disciplina y la sencillez. La Dra Margarita Salas ha convertido a la mayor parte de sus discípulos en colegas y autores de gran parte de la ciencia que se realiza en España. Es la Dra Margarita Salas una figura científica española y universal de primer orden, es la viva encarnación de la singularidad, una excepción que confirma la regla. Una mujer de más de 60 años reconocida mundialmente como investigadora científica es toda una rareza en nuestro país, un fruto extraordinario de la difícil época que le tocó vivir. En los años 50, las mujeres, apartadas de los ámbitos del saber y del poder, apenas podían acceder a la universidad, pero la capacidad de trabajo de Margarita Salas y su enorme fuerza de voluntad provechosamente unidos a la gran categoría humana de los hombres que marcaron su vida, permitieron a esta mujer insólita decidir su futuro por ella misma. Su padre, un reconocido psiquiatra que nunca fue el mismo tras la guerra civil, sufrió el exilio interior y la marginación profesional pero no quiso aceptar el cruel retroceso que la dictadura supuso en la emancipación de las mujeres. Margarita, al igual que sus hermanos, estudió una carrera, en su caso Químicas, "con un fin muy distinto al de la mayoría de mis escasas compañeras de Campus", afirma hoy con ironía, aunque, casualidades de la vida, su compañero de tesis, Eladio Viñuela, se convirtió en su esposo. Siendo ambos doctores, iniciaron juntos la carrera científica, pero Severo Ochoa, su maestro, les separó profesionalmente. Es ya célebre la medida, cargada de intenciones, adoptada por Ochoa al recibir al matrimonio en Nueva York: "Estaréis en distintos grupos de trabajo. Si no aprendéis otra cosa, al menos hablaréis inglés". A su regreso, continuaron trabajando por separado: en la España de la época, investigar junto a su marido hubiera supuesto verse abocada a ser "la mujer de...".
Su padre le abrió de par en par la ventana de un futuro elegido por ella misma pero bien distinto al convencional, su maestro le ayudó a forjar una fértil y sacrificada carrera científica y su marido respetó su vocación. Tres pilares, tres hombres adelantados a su época que, en una sociedad hegemónicamente masculina, le habilitaron el espacio para que pudiera trazar su propio camino y, también, escoger sus renuncias vitales.